Últimos temas
» I had a dream • Erik
Jue Jul 14, 2016 5:38 pm por Erik G. Simmons

» Perfume garden (priv. B)
Vie Mayo 27, 2016 8:34 pm por Ivan I. Shatov

» Off Pale Yellow
Jue Mayo 26, 2016 6:03 pm por Erik G. Simmons

» Requiem [Priv]
Dom Mar 27, 2016 11:35 pm por Kaira M. Stohl

» In my life I love you more {0/5}
Sáb Mar 05, 2016 9:52 pm por Lucy O'Brien

» the geeks club. [Trama 7/ ∞]
Sáb Mar 05, 2016 9:36 am por Lucy O'Brien

» Registro de Ocupación
Sáb Mar 05, 2016 5:50 am por Lucy O'Brien

» Un helado para ellos y dos para mí, por favor [los Jones]
Miér Mar 02, 2016 5:10 am por Audrey Jones

» Yo te doy lasaña y tú me das un nombre ¿trato? [Libre]
Sáb Feb 20, 2016 12:04 pm por Rebecca Powell


The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por Enio el Mar Ene 12, 2016 9:14 pm

Between the sands, between the shores...
Muelle de Storybrooke | 18:30 pm

Han pasado semanas desde la última vez que cualquier ojo humano ha tenido una señal de la joven Elizabeth. Luego de que los grupos de búsqueda han sido asignados, los lugares donde la búsqueda se llevaría a cabo también serían organizados por el cuerpo policial del humilde pueblo.
Este grupo en particular, organizado por la oficial Summers, ha sido asignado a revisar el muelle y la costa del pueblo. Tristemente, se deben tener en consideración una suma de factores a la hora de investigar por una desaparición, y más aún una que ha llevado tanto tiempo como la Elizabeth, por lo que el Sheriff ha considerado pertinente no descartar la posibilidad de encontrar el cuerpo inerte de una bella joven flotando en el mar.

Teniendo en cuenta el peor de los casos, y además sabiendo que la playa fue el último lugar donde la joven fue alguna vez vista, el grupo fue enviado hacia su nuevo destino con un solo propósito: encontrar cualquier rastro que pueda funcionar como la pieza que necesitan para resolver aquél indescifrable misterio.
¿El rumor de las olas esconderá un secreto? ¿Serán capaces de utilizar sus singulares habilidades en conjunto para ver más allá de lo evidente y salvar a la desaparecida?

aclaraciones iniciales:
• Como ya avisamos en los mensajes privados, no existe un orden de posteo. Sin embargo, les pedimos una participación relativamente activa para darnos la dinámica que todos buscamos y, además, evitar que la trama se estanque.
• Conforme la situación se vaya desarrollando, la administración se tomará la libertad de enviar mensajes privados con "pistas" a los participantes de la trama, adjuntando datos que podrán ayudarlos para llegar al objetivo de su búsqueda.
• Esta trama en particular consta de cuatro participantes, los cuales ya han sido notificados por mensaje privado.
avatar
Fundador
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por Connie Foster el Miér Ene 13, 2016 3:01 pm

Between the sands, between the shores...
Muelle de Storybrooke | 18:30 pm
Tenía muchísimo frío. Hacia unos cuantos días que había empezado a nevar en Storybrooke y Foster no se sentía preparada para enfrentarse a un mundo congelado. Con todo ese rollo del calentamiento global, la contaminación y el posible Apocalípsis, el clima había variado mucho al punto de llegar a una situación en que sus dedos se ponían morados a penas salía de su casa. ¡Ni los guantes ni el gorro ayudaban! Y tenía la nariz roja. Frotó sus manos con ahínco intentando entrar el calor y sin pensarlo demasiado, abrió la puerta de su hogar, la cerró y echó a correr al muelle, con los dientes tiritando. El día anterior había quedado con la oficial Summers de presentarse ahí mismo para comenzar con la búsqueda de indicios. Si toda esa situación no tuviera tintes de tristeza, a Connie se le habría hecho una de las experiencias más impresionantes de su vida —divertidas también—, pero su moral no le permitía sentirse feliz, especialmente cuando sabía que Elizabeth estaba perdida y sola en alguna parte del pueblo. Por todas las deidades del mundo mundial, era horrible. Incluso Connie cargó consigo una manta por precaución. Cuando llegó, ya se encontraban unas cuantas personas reunidas ahí. Al parecer discutían el caso de Elizabeth y se debatían en qué hacer primero. Pudo reconocer caras con las que ya había tenido interacción antes.

Hola —saludó, con el tinte de efusividad escondido, respetando sus valores—, hace muchísimo frío. Espero que esté bien —después sacudió la cabeza, apartándose un par de cabellos congelados—. He traído unas cosas que podrían servir. ¿Cómo empezaremos? ¿Nos dividiremos, nos sumergiremos en el agua, buscaremos por el puerto? —después frunció los labios, cuando una idea se le vino a la mente—. La persona que la vio aquí por última vez, ¿sabía cómo venía vestida?
avatar
Ciudadana
Mensajes :
28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por Jared C. Hunter el Miér Ene 13, 2016 4:13 pm

Between the sands, between the shores...
Muelle de Storybrooke | 18:30 pm

Ahuecó las manos sobre el contorno de sus labios mientras exhalaba sobre ellas con la intención de calentarse las manos o, al menos, volver a sentir sus dedos. No fue cien por cien efectivo, pero no estaba mal, al menos, notó de nuevo un cosquilleo en la punta de los dedos, cosa que era buena señal (aunque no por ello dejaba de ser molesto). Aunque era lo suficiente como para ser capaz de sacar un cigarro del paquete que llevaba en uno de los bolsillos del abrigo junto con su mechero, encendiendo este. Sería un vicio malo para la salud, pero fue más efectivo que echar aire entre sus manos, enseguida los dedos que sostenían el cigarro, así como su garganta, se calentó.

Tengo que admitir, que soy nuevo en esto de ser investigador.— Tras el saludo a los presentes y encender el cigarrillo, fue lo primero que salió de sus labios con un acento inglés marcado. Al escuchar lo de la desaparición de la joven Elizabeth, y que se buscaba ayuda por parte de los ciudadanos para encontrarla, no tardó en firmar para poder unirse al equipo; lo malo es que, casi al segundo, se dio cuenta de que no tenía ni idea de cómo buscar. Esperaba que en su grupo hubiese alguien con más nociones que él (que, en eso tuvo suerte) y le dijese lo que tenía que hacer. — Así que estoy en vuestras manos.— Dio una nueva calada, exhalando el humo.

Antes de que pudiese hacer mucho más, una voz femenina distrajo la atención del rubio, desviando la mirada hacia donde se producía el sonido, se encontró con la que parecía por sus preguntas, una miembro del grupo. — No creo que lo mejor sea meterse en el agua con ese frío.— Observó el chico, que, por lógica había llegado a que no era buena idea la opción que había propuesto la recién llegada.
avatar
Ciudadano
Mensajes :
20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por Amaïa E. Summers el Jue Ene 14, 2016 12:40 am

Between the sands, between the shores...
Muelle de Storybrooke | 18:30 pm


Lleva algunos minutos con la vista perdida en el horizonte. Trae las pequeñas manos, enfundadas en guantes, refugiadas en los bolsillos de su chaqueta y su respiración, aunque pausada y tranquila, aún tiene rastros de su enfado anterior. Había pasado diez minutos al teléfono con el Sheriff Blanchard y ningún pedido —súplica, ruego, chantaje o amenaza—había sido suficiente motivación para que Charles Blanchard despegara su humanidad de su oficina y por una vez, fuese de utilidad para algo más que adornar la Comisaría de Storybrooke. No puede decir que le sorprenda, sinceramente. Para todo aquel que trabaje con él, Blanchard no es más que un misógino ególatra y retorcido hombre de las cavernas con más influencia y contactos que verdadero cerebro o vocación de servicio. Aún así, Amaïa había creído que en esta ocasión, las cosas serían diferentes. Se trataba de Elizabeth, después de todo. ¿Quién no conocía a Elizabeth en Storybrooke? Además, todo aquella idea de organizar partidas de búsqueda con los vecinos del pueblo había sido idea del mismo Blanchard, tras semanas y semanas de Amaïa insistiendo en que debían hacer algo, por mínimo que sea, por tratar de encontrar a la joven.

Pero las cosas últimamente salían de manera opuesta a como ella esperaba, por lo que resignandose a no contar con la ayuda del Sheriff Blanchard, Amaïa se encontraba en su posición, enfado olvidado y espíritu listo para la acción. ¿Quién necesitaba a Blanchard, después de todo? ¡Montones de personas habían decidido acudir a su llamado! No necesitaban a un viejo refunfuñón, estaban bien así.

Su vista se desvía del mar al oír la voz de una joven acercándose. Apenas la conoce de vista y de las pocas veces que han podido coincidir en Granny’s, pero Amaïa no necesita más para saber que es una buena niña. ¿Cómo sino se ofrecería a dedicar su tarde a una búsqueda que no le concierne directamente? —Buenas tardes, Srita. Foster. Hace muchísimo frío, más que de costumbre, tienes razón.—sonríe sin esfuerzos y su mirada cae en el hombre que se les acaba de unir. Inglés, puede deducir por el acento y su mente repasa inmediatamente la lista que le habían asignado previamente, por lo que asume que se trata de Jared Hunter.—Sr. Hunter, no se preocupe por eso. Todo a su tiempo. —su mirada los repasa a ambos, probablemente ajenos entre sí, pero aún así dispuestos a colaborar. —Antes que nada quiero darles las gracias por estar aquí. Soy la oficial Summers y personalmente, pienso que el organizar partidas y el involucrarnos todos en esta búsqueda ya es un avance para encontrar a la señorita Cartswright—se dirige a ambos y luego se balancea sobre las puntas de los pies, repentinamente emocionada. —Como le decía, Sr. Hunter, no tiene por qué preocuparse, nuestro grupo en particular cuenta con el honor de tener entre sus filas a un investigador profesional. El señor Cardinal nos acompañará en cualquier momento y en esta oportunidad, estaremos a sus órdenes con la esperanza de dar con alguna pista, por mínima que sea, del paradero de Elizabeth. —Ante las sugerencias de Connie y el descontento de Jared, Amaïa no puede evitar sonreír, divertida al percibir el entusiasmo de la joven. —Estoy de acuerdo con Hunter. Confío en que el Sr. Cardinal podrá encontrar la forma de encomendarnos tareas de utilidad sin necesidad de congelarnos el alma en el proceso, además de los detalles que necesitamos para comenzar esta búsqueda, como lo que mencionas de su vestimenta y demás.
avatar
Ciudadana
Mensajes :
106

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por John Cardinal el Sáb Ene 16, 2016 5:54 am

Between the sands, between the shores...
Muelle de Storybrooke | 18:30
La melodía no cesaba jamás. Igual que un murmullo constante, el sonido fluía con serenidad pero imparable. John Cardinal oteaba el horizonte, allá donde la línea del mar queda difusa con la del cielo, mientras escuchaba el mecer de las olas por el viento y el romper suave de las aguas sobre la costa. Había visto aquel mismo paraje infinito rugir con furia indomable y quebrar los cielos con truenos de tormenta. Había visto el respeto en los ojos de los marineros que se embarcaban en su cruzada, sabiendo que estaban a merced de una dama caprichosa pero bella como ninguna otra. Pero pocas veces había visto aquella calma, esa melancolía marcada en un día gris como la ceniza, frío pero sin lluvia. Y casi parecía que hasta el mar aguardaba con tristeza y acompañaba a Storybrooke en el sentimiento que los albergaba. "O quizás simplemente sigo demasiado acostumbrado a mi querido trópico hawaiano y no a este infierno gélido que se mete hasta en los huesos."

Casi sin pensarlo, llevó su mano diestra al interior de la chupa y sacó su petaca, desenroscando el tapón y tomando un fugaz sorbo antes de volver a guardarla a buen recaudo. Sintió el calor inundando su paladar y garganta, una sensación que no tardó en expandirse por el pecho. Aquello sería suficiente para recobrar su ser y dejarse de ensimismarse con el paraje. A fin de cuentas, ya parecía que se estaban reuniendo el resto del equipo, su equipo según había sido informado. Aquel último pensamiento hizo que se le dibujara una sutil media sonrisa entre sus labios al tiempo que se aproximaba al grupo reunido cerca de él.

De los presentes no podía decir que los conociese a todos. A decir verdad, tenía suerte que conociera a la agente de policia y a la joven y recién llegada Connie Foster, su a veces compañera amateur de investigaciones. Pero a decir verdad, poco le importaba la información de los demás que no fuera a ser relevante o útil para el cometido que tenían entre manos. Elizabeth, la joven desaparecida desde hacía semanas y que ahora estaban intentando encontrar con partidas de búsqueda y reconocimiento. John solía abstenerse de ser un buen samaritano por el mero hecho de serlo, pero varios factores le habían empujado a colaborar en esta ocasión. Que el investigador privado del pueblo se uniese a la investigación y que pudiese encontrar a la chica sin duda sería bueno para el negocio. O al menos eso era todo con cuanto se quería convencer a sí mismo, que no era personal. "Hasta el altruismo ocasional tiene a veces su recompensa."

- Así es, hoy estaréis a mis órdenes y si somos hábiles obtendremos resultados. - Enunció a modo de presentación, irguiéndose y proyectando la voz, intentando mostrar una apariencia segura de autoridad. - Y no se preocupe Señor... Ehm... Foster. Aquí un servidor se gana la vida con esto. Lo primero es emplear el ingenio.

John comenzó a caminar alrededor de ellos, observándolos con una ceja enarcada mientras se daba un par de segundos para pensar. Estaba repasando mentalmente cuanto habían mencionado los presentes, pero también todos los puntos a seguir en una desaparición y cómo abordar los principales de todos ellos. Tenía que ser preciso en sus sugerencias, de lo contrario estaría destinado al fracaso.

- Connie ha dado con un punto importante. La ropa que llevaba la joven el día que desapareció. Estoy seguro que la madre ya habrá dado esa información en algún momento. - Comentó, a sabiendas de que las madres, por porcentaje masivo, solían saber con más precisión qué llevan puestos sus hijos mejor que los padres. Guiñó el ojo a Foster como un modo de decirle "buen trabajo", antes de proseguir. - Pero para empezar tendremos que emplear la empatía y la imaginación. Este es el último lugar donde Elizabeth fue vista, entonces... ¿Qué hacía aquí? ¿Qué querría ver o hacer en este lugar una chica de su edad y por qué? ¿Solía venir a este lugar por alguna razón o tenía algún tipo de costumbre, como irse a comprar un helado y sentarse en el muelle, que podamos seguir?

De pronto, Cardinal paró en seco tanto de hablar como con sus pasos, volviendo a encararse de frente al resto con un semblante más serio y adusto. Su mirada se había vuelto oscura pero decidida y su apariencia se hizo más notable aunque no lo pretendiese de forma voluntaria.

- Pero también debemos ponernos en lo peor, algo que muchos de vosotros quizás no querréis pensar. -Lo dejó caer casi en un murmullo grave. El siguiente asunto a exponer era el más delicado de todos. - Quizás fuera secuestrada y en ese caso también tenemos que ponernos en la piel del secuestrador. ¿Desde dónde podría ejecutar su crimen sin ser visto o con menos vigilancia? ¿Dónde podría aparcar un coche lo más cercano posible para llevársela sin que le vieran? Y si fue premeditado... ¿Puede que algún pescador o marinero viese a alguien inusual por la zona los días anteriores?

Dejó unos segundos de silencio para que las preguntas quedaran marcadas y que cada uno pudiera responderlas para sí a poder ser. Sin embargo, no siempre era sencillo dar con aquellas respuestas, por lo que también decidió plantear una línea de acción sencilla mientras tanto. Algo con lo que estar ocupados mientras las mentes reflexionaban y las pistas les llegasen a ellos de un modo u otro. John solía creer en la diosa fortuna y que ésta le sonreía en los momentos más aciagos. "¿Y cómo no hacerlo con lo apuesto que soy?" - Sonrió para sí mismo, aceptando el desafío que se le había encomendado.

- Mientras tanto, lo más sencillo sería recorrer el muelle que se interna en el mar. Desde allí tendremos unas buenas vistas de toda la zona y cualquier cosa que sobresalga en la orilla o en las aguas será percibida fácilmente. - Zanjó con una floritura de la mano, producto de su estimada excentricidad.




Aclaraciones:
No he dado la información de la ropa porque los admins no me han dado ninguna pista todavía y no sabía si sería apropiado hacerlo sin consulta. Perdonad también la tardanza, estaré más al día ^^
avatar
Ciudadano
Mensajes :
24

Localización :
Storybrooke

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the sea, neither quiet nor calm | Trama secundaria. GRUPO B.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.