Últimos temas
» I had a dream • Erik
Jue Jul 14, 2016 5:38 pm por Erik G. Simmons

» Perfume garden (priv. B)
Vie Mayo 27, 2016 8:34 pm por Ivan I. Shatov

» Off Pale Yellow
Jue Mayo 26, 2016 6:03 pm por Erik G. Simmons

» Requiem [Priv]
Dom Mar 27, 2016 11:35 pm por Kaira M. Stohl

» In my life I love you more {0/5}
Sáb Mar 05, 2016 9:52 pm por Lucy O'Brien

» the geeks club. [Trama 7/ ∞]
Sáb Mar 05, 2016 9:36 am por Lucy O'Brien

» Registro de Ocupación
Sáb Mar 05, 2016 5:50 am por Lucy O'Brien

» Un helado para ellos y dos para mí, por favor [los Jones]
Miér Mar 02, 2016 5:10 am por Audrey Jones

» Yo te doy lasaña y tú me das un nombre ¿trato? [Libre]
Sáb Feb 20, 2016 12:04 pm por Rebecca Powell


Let's work out! | William Andros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let's work out! | William Andros

Mensaje por Ryan Payne el Dom Ene 10, 2016 12:33 pm

Let's work out!
Gimnasio | William Andros | 08:26

El día se había levantado gris y parecía que no iba a despejar. El invierno comenzaba a estar más presente de lo que parecía y las temperaturas no dejaban de bajar. Por suerte para Ryan, la calefacción del gimnasio estaba programada para las 7:00 y, así, poder calentar a los deportistas más madrugadores.

Para Ryan estos eran los mejores días para ir al gimnasio. Aquellos en los que cuando el despertador sonaba aún estaba oscuro y apenas sobresalían unos rayos al horizonte. Aquellas mañanas en las que el frío emanaba del parqué y en las que el café era más esperado que nunca para calentar las frías manos. Días perfectos para vestirse y correr hasta el gimnasio para entrar allí en calor.
Eran los mejores despertares, aunque aún podrían mejorar si empezase a nevar. Adoraba el frío y aún más entrenar en invierno; ver cómo el exterior esta frío mientras calientas el cuerpo de la forma más sana y saludable posible. Era realización personal y a Ryan le gustaba sentirse así.

Habían pasado apenas veinte minutos desde la apertura de las puertas y ya se respiraba vida en las salas. Esto era gracias a que el grupo de Yoga tenía un horario temprano para que todo el mundo pudiese disfrutarlo antes de ir a trabajar.

Ryan se había encargado de abrir el gimnasio esta última semana. No tenía ningún entrenamiento hasta horas después pero aun así le gustaba quedarse y dejar todo a punto; tanto las máquinas como a sí mismo.
La disciplina había formado parte de él toda su vida. Desde pequeño era incapaz de comenzar un juego sin haber terminado el anterior, por ello, había comenzado a tener problemas en el colegio. Sin embargo, las clases de Kárate y Aikido a las que asistió le ayudaron gratamente en este aspecto, incluso a calmarse y aprender a usar la mente en frío.

Echó una ojeada a través de la cristalera de la sala 2 donde estaban practicando yoga. Se aseguró de contactar visualmente con la profesora preguntándole si todo estaba correcto. Con un ligero asentamiento de la cabeza ella le contestó.

Saludó a la recepcionista al pasar por el hall de entrada y se acercó al tablón de horarios. Efectivamente no tenía ni entrenamiento ni clases hasta media mañana.
Iba a entrar a la sala 3, donde se alojaban las máquinas de peso para revisar que todas estuvieran correctas, cuando la campanilla de la puerta de entrada tintineó. Al girarse, por curiosidad, vio a un hombre. No era extremadamente alto y robusto como muchos otros clientes habituales, sin embargo mostraba el porte de persona muy atlética y deportista. Creyó reconocer, al menos, su rostro. Le sonaba familiar pero no ubicaba de dónde. Quizá no suela ser cliente a las mañanas.

Se acercó con movimientos gráciles hacía él mientras continuaba intentando descifrar a la persona.

Buenos días─ Le saludó cordialmente. ─ Si viene a la clase de yoga me temo que ya ha empezado, pero puede unirse igualmente. ─ Siguió, conocedor, de que ese hombre no había entrado para practicar yoga. ─ Por el contrario, la sala de máquinas está casi vacía, así que es toda para usted. Si necesita ayuda con algo soy en entrenador Payne y estaré a su disposición hasta las 12:00 que llega mi primer cliente.

Seguía sin ubicar a aquella persona. Quizá lo haya visto haciendo footing por el bosque

Para todo lo demás puede hablar con la recepcionista; gestiones, problemas… El resto sólo llevamos temas de acción ─ Dijo mientras esbozaba una ligera sonrisa pícara con intención de no parecer tan frío y rígido.

avatar
Ciudadano
Mensajes :
14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's work out! | William Andros

Mensaje por William Andros el Dom Ene 10, 2016 2:33 pm

Let's work out!
Gimnasio | Ryan Payne | 08:26

Despertarse temprano era algo innato en William. Él mismo era como un reloj, no necesitaba ni despertador. Madrugar era algo que no le molestaba, él era una persona que le gustaba aprovechar el día a día.

Al levantarse, se sentaba en el borde de la cama y se ponía las zapatillas, las cuales, eran objeto de bobas miradas alrededor de dos minutos. Iba a la cocina, se servía un café con leche fría y sin azúcar, y se encerraba al baño con él. En la taza del váter meditaba mucho, y ese día tocaba pensar en el ejercicio. El día no acompañaba para salir a correr por el bosque, y casualmente, en la propaganda que dejaban en el mostrador de su portal, había unos panfletos de un gimnasio en la ciudad, ¡qué maravilla!. Al terminar y lanzar de la cadena, decidió ir a preguntar, que tampoco perdía nada.

Se metió en la ducha después de dejar correr un buen chorro de agua hasta que saliera caliente. Entró, se mojó, abrió el champú, se enjabonó y se enjuagó. Al salir, cogió una toalla y se la enrolló en la cintura y salió en la búsqueda del panfleto, quizá con él, le hacían algún descuentillo, quién sabe.
Al encontrarlo encima la mesa del comedor, fue al cuarto a terminar de secarse el pelo y vestirse, de deporte, por si acaso decidía apuntarse. Sacó del armario una mochila para meter la muda de calle. Unos vaqueros, una camiseta y un jersey más la toalla y una bolsa con todo los utensilios de ducha. Cerró la mochila, se la colocó en el hombro y enfiló el pasillo para dirigirse a la calle. No era difícil encontrar el sitio, estaba en una calle bien ubicada, y el cartel parecía bastante vistoso. Empezó a andar calle abajo.

Y claramente, encontró el lugar muy fácilmente. Abrió la puerta haciendo sonar la campanilla. Aquel lugar parecía muy limpio y muy acogedor, incluso cuándo cerró la puerta, notó un calorcito muy agradable. Se quedó admirando cada rincón de la recepción, hasta que le interrumpió, agradablemente, un chico que parecía ser un trabajador del lugar.

¡Buenos días!─ Le devolvió el saludo muy alegremente, natural en su carácter. Escuchó todo lo que le dijo muy atentamente, y cuándo acabó, le mostró el panfleto diciendo ─ La verdad es que me encontré este panfleto en el mostrador del portal de mi edificio, y bueno, cómo suelo salir a correr por el bosque, me gustaría hacer algo más que eso.. ─ Hizo una pausa. ─ Y bueno, he venido para ver si podría ver las instalaciones quizá, si me lo permiten, claro. ¡Qué por cierto! Me llamo William, William Andros.


avatar
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's work out! | William Andros

Mensaje por Ryan Payne el Dom Ene 10, 2016 5:36 pm

Let's work out!
Gimnasio | William Andros | 08:27

Al oír las palabras correr por el bosque Ryan cayó en la cuenta. Era obvio que alguna vez se habrían cruzado. Storybrooke gozaba de buena calidad de vida y salud en sus habitantes, pero no eran tantos los que corrían por el bosque, la mayoría, y, en opinión de Ryan, menos experimentados, solían correr por el parque o se derivaban a las zonas más costeras del pueblo. Mucha gente añoraba el mar en la ciudad.
Ryan, como William, prefería el bosque. A fin de cuentas el asiático era más de montaña que de mar. La tierra, el musgo y el olor a resina.

Encantado Señor Andros. ─  Expresó adelantado la mano derecha para estrechar un fuerte saludo. ─ Sí, hicimos esos panfletos hace unas semanas. Al parecer, aunque Storybrooke sea un lugar pequeño, no todos los habitantes parecen haberse enterado de la existencia del gimnasio.

Giró la cabeza y echó un vistazo al gran reloj de pared sobre la mesa de recepción. Aún no eran las nueve así que tendrían tiempo antes de que hubiese bullicio. Así la visita sería más tranquila.

Claro, yo mismo le enseñaré las instalaciones. Puede dejar el abrigo y sus cosas junto a la mesa, la recepcionista cuidará de ella. ¿Verdad? ─ Dijo enviándole una encantadora sonrisa a la recepcionista. Ella devolvió sonrojada la misma mueca.
Se aceró a la mesa y cogió del primer cajón un llavero con todas las llaves. Cada llave era de un color y llevaba una pequeña etiqueta en el cabezal. Después, alargó la mano y tomó un folleto con los horarios del gimnasio.

Entonces, comencemos la visita. ─ Al lado de la mesa del hall se encontraban grandes puertas de cristal de doble hoja. ─ A la izquierda tenemos las salas de actividades. ─Dijo mientras se puso en marcha en esa dirección.─ Hay cuatro salas en total. Las actividades las tenemos programadas en un horario. ─ Le ofreció el horario que acababa de coger en recepción. ─ Como puede ver hay bastantes actividades. Todos los profesores son titulados profesionales. Yo, por ejemplo, doy clases de Kárate.

A medida que iban avanzando por el pasillo, podían ver a través del espejo las salas. A aquellas horas de la mañana sólo la sala 2 estaba ocupada por un grupo numeroso de Yoga.

Esta es la clase de Yoga que te ofrecí al entrar. ─ Sonrió burlón mientras pasaban por delante. ─ Esta sala, la última, es donde se realizan deportes que requieren de más espacio y tatami. Es mi clase.
Llegaron al fondo del pasillo y rodearon el núcleo de comunicación que se había alargado desde que atravesaron la puerta de la derecha.

Como puedes ver, el espacio detrás de la recepción que separaba las dos puertas es el núcleo de vestuarios. Así, entres por la puerta que entres, tienes los vestuarios a mano, derecha o izquierda, además así puedes ir a una clase, atravesarlos y hacer una rutina libre en la sala de máquinas.

Al terminar de girar al final del pasillo dieron paso al pasillo simétrico que servía a las salas de máquinas.

Esta es la sala de máquinas. En extensión es tan grande como las otras cuatro salas de actividades. Hay todo tipo de máquinas y de las más nuevas; para definición, fuerza, cardio…

Seguían caminando a lo largo del pasillo observando a los más madrugadores. Apenas había gente; un par de chicos en las zonas de fuerza, una chica haciendo cardio y otra en definición. Sentía simpatía por aquel posible nuevo cliente sólo por el hecho de amar el deporte e ir a correr al bosque.

Así que, señor Andros, si no es molestia. ¿Desde cuándo corre por Storybrooke? ─ Preguntó, quizá con demasiada confianza. ─ Espero que no le parezca oportuno. ¿Puedo tutearle? ─ Ryan era una persona muy educada pero a veces sentía prescindibles las formalidades. ─ Por cierto, Guarde el folleto, quizá siga en pie la oferta por traerlo, luego le preguntaremos a la recepcionista.  
avatar
Ciudadano
Mensajes :
14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's work out! | William Andros

Mensaje por William Andros el Mar Ene 12, 2016 1:45 pm

Let's work out!
Gimnasio | Ryan Payne | 08:28


Ignorante de lo que pensaba aquél chico, a primera vista, tan majo, se puso a mirar las instalaciones desde el sitio dónde se encontraba. A William recordar caras le costaba, por eso quizá no le había reconocido, o quizá es que con lo despistado que era, ni se había fijado en su cara o si lo vio por el bosque corriendo.

¡Igualmente!. ─  Exclamó. No tardó ni dos segundos en estrechar su mano con un fuerte apretón lleno de energía, impropia de esas horas. Asintió con una amable sonrisa a la explicación del asiático y se guardó el panfleto en el bolsillo del pantalón del chándal, previamente doblado.

Espere, que dejo mis cosas en la mochila. ─ Cogió las llaves de casa, la cartera y se quitó el reloj. Abrió la cremallera de la banda derecha de la bolsa de deporte y dejó dentro cuidadosamente sus objetos personales. Se quitó la chaqueta, así quedando en una camiseta de manga corta, la dobló en las asas de la mochila, y la dejó en el mostrados. ─ Muchas gracias. ─ Dijo hacia la secretaria, pero tampoco se entretuvo mucho en hacerle ninguna mueca.
Esperó entonces, impaciente, a Ryan, que supuso que estaba cogiendo las llaves de las otras salas.

Volvió a asentir, ésta vez más firmemente cuándo le propuso comenzar la visita. Escuchó muy atento las indicaciones para poder acordarse luego, y en cada sala, empezó a memorizar como llegar. El sitio le gustaba, y mucho.
Cuándo le enseñó la sala de actividades, entró en ella curioseando un poco, y la verdad es que le sorprendió lo limpia y lo ordenaba que estaba. Cogió el papel que le ofreció, el horario. Lo miró muy atentamente, y la verdad, es que había muchas actividades, le gustaban todas ¡y no sabía por cuál podría empezar!

Vaya, ya parece que se le da bien las artes marciales, ¡parece que está muy puesto en ellas!. ─ Exclamó y esperó que se lo tomara como un cumplido, ya que ese era el propósito.

Avanzó con él hasta la sala de Yoga con todos los alumnos dentro. Se adentró, valiente, para verla. Todos los alumnos, incluido el profesor, le miraron, y él, respetuoso, les saludó juntando ambas manos y haciendo una reverencia.

Llegaron al fondo del pasillo y rodearon el núcleo de comunicación que se había alargado desde que atravesaron la puerta de la derecha.

Siguió la ruta muy atentamente, cada explicación que le hacía, esperaba recordarla, al igual que el recorrido para llegar a cualquier sala del gimnasio.
William verdaderamente estaba contento de haber encontrado aquel lugar, se lo pasaría en grande, o eso esperaba, y así quería hacérselo tan solo con la mirada.

Pues... hace tiempo ya, siempre me ha gustado mucho practicar todo tipo de deporte, pero el atletismo es uno de mis favoritos. ─ Añadió a la respuesta.. ─ ¡Claro que puede tutearme,¿y yo a usted? ─ Preguntó él también. La cordialidad en William era algo innato, y en su trabajo, tenía que serlo.
avatar
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's work out! | William Andros

Mensaje por Ryan Payne el Jue Ene 14, 2016 2:25 pm

Let's work out!
Gimnasio | William Andros | 08:48


Ryan escuchaba cada respuesta con cortesía y atención mientras llegaban casi al final de la visita.

Claro que puedes tutearme. Es que, ya sabes, hay clientes con los que debes guardar la compostura y portarte como un príncipe.  No es que a mí me desagrade, pero luego tenemos a otro tipo de clientes que hasta se enfadan si los saludas cordialmente. ─ Ryan había preguntado  aquello porque sentía que William era un chico bastante normal, sin prejuicios pecaminosos y sentía que agradecería que le tratase de William y no como Señor Andros.
Atravesaron la puerta de cristal y regresaron al hall de entrada. La visita se había alargado más de lo previsto y por la puerta del gimnasio comenzaban a entrar un par de personas.

Aún viene poca gente así que tener dos personas es casi como estar en hora punta ─ Comentó el asiático de forma risueña.

Le pidió disculpas a William y se acercó un momento para saludar al par que acababa de entrar. No eran clientes nuevos mas un buen trato por el personal les haría sentir confortables y puede que así aconsejasen el gimnasio a algún amigo más.
Ryan no era el dueño del gimnasio sino un simple trabajador, tanto como entrenador personal como profesor de Kárate; sin embargo sentía que era su deber cuidar del local como si de su propiedad se tratase. Era un muy buen trabajador, buena persona y servicial por lo que salía de sí hacer esas cosas, no sólo pensaba en la recompensa a largo plazo.

Entonces, William, eres atleta y nunca mejor dicho. Poca gente conozco en Storybrooke que sea fan del atletismo. La mayoría son más de entrenamiento y gimnasio, de lugares cerrados, no tienen pasión por un deporte en sí.  A veces echo de menos el entusiasmo de la gente, la mayoría vienen a esculpir sus cuerpos, no a disfrutar el ejercicio. Y lo digo yo que vivo de ello ─ Explotaron unas carcajadas que llamaron la atención de la recepcionista. Sentía que estaba siendo demasiado abierto con aquel, aparentemente, extraño. Pero se dejaba llevar.

Se acercó a la recepcionista sutilmente para preguntar si seguían los descuentos al llevar el folleto intentando evitar que William se enterase de la conversación a la que ella contestó con un gesto de negación. No obstante terminó por convencer a la chica de que clientes como William eran los que necesitaba el gimnasio. Por esta vez harían una pequeña trampa.

La oferta del panfleto sigue en pie así que cuando quiera puede decidir. Puede ser mañana,  pasado... cuando quieras William.
avatar
Ciudadano
Mensajes :
14

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's work out! | William Andros

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.