Últimos temas
» I had a dream • Erik
Jue Jul 14, 2016 5:38 pm por Erik G. Simmons

» Perfume garden (priv. B)
Vie Mayo 27, 2016 8:34 pm por Ivan I. Shatov

» Off Pale Yellow
Jue Mayo 26, 2016 6:03 pm por Erik G. Simmons

» Requiem [Priv]
Dom Mar 27, 2016 11:35 pm por Kaira M. Stohl

» In my life I love you more {0/5}
Sáb Mar 05, 2016 9:52 pm por Lucy O'Brien

» the geeks club. [Trama 7/ ∞]
Sáb Mar 05, 2016 9:36 am por Lucy O'Brien

» Registro de Ocupación
Sáb Mar 05, 2016 5:50 am por Lucy O'Brien

» Un helado para ellos y dos para mí, por favor [los Jones]
Miér Mar 02, 2016 5:10 am por Audrey Jones

» Yo te doy lasaña y tú me das un nombre ¿trato? [Libre]
Sáb Feb 20, 2016 12:04 pm por Rebecca Powell


Not my division [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Not my division [Privado]

Mensaje por Alice Evans el Vie Ene 01, 2016 3:11 pm

Not my division
Comisaría de policía | Con Freya | Por la mañana
No estaba siendo una mañana demasiado agitada. Por lo general, no solían serlo, en Storybrooke no había delitos serios, únicamente algún que otro robo esporádico, un par de coches mal aparcados… en fin, ese tipo de delitos menores de los que ella, como novata, tenía que encargarse… de archivar.

No, la vida en la oficina no era de ensueño, y mucho menos si acababas de empezar a trabajar en la comisaría. El trabajo sucio, el que no quería hacer nadie, ese era para ella, para Evans, para la novata.
Eventualmente (o eso esperaba ella) todo cambiaría y la dejarían hacer algo más emocionante que registrar un nombre y un apellido en una denuncia de robo o similar.

En cualquier caso, a Alice la rugían las tripas. Bueno, tal vez esto era demasiado exagerado, pero teniendo en cuenta que apenas sí había desayunado (una vez más, el despertador no había sonado, menos mal que sus compañeros de piso la habían despertado a tiempo para no llegar tarde), era natural que tuviese hambre, ¿verdad? Además, una de sus tareas era pasarse a por una caja de dónuts a la pastelería cada mañana, por si se daba ese su caso. Entonces, ¿qué problema había en que ella cogiera uno?
Por supuesto, ninguno en absoluto. Y con esta filosofía, Evans se dirigió a la mesita donde estaba la famosa caja de dónuts para abrirla… y encontrarla vacía. Genial.

En ese momento, escuchó pasos, y se giró justo a tiempo de ver a Freya, su compañera, acercarse a la mesa también, probablemente con la misma intención que había tenido la morena. Probablemente que era seguramente, porque esa mesa estaba vacía a excepción de la caja con el nombre de la pastelería impreso en la tapa. Y dos más dos son cuatro.

- ¡Oh no! –se llevó la mano a la frente, en una actitud cómicamente dramática mientras con la otra le mostraba a la otra oficial de policía la caja vacía.- ¡Se han acabado los dónuts! ¡Qué tragedia! ¿Cómo vamos ahora a cumplir los estereotipos policiales? ¿Cómo?

Y dicho esto, se sumergió en un llanto tan exagerado como falso.
¿Quién decía que el trabajo de oficina no tenía sus momentos?
avatar
Ciudadana
Mensajes :
6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.