Últimos temas
» I had a dream • Erik
Jue Jul 14, 2016 5:38 pm por Erik G. Simmons

» Perfume garden (priv. B)
Vie Mayo 27, 2016 8:34 pm por Ivan I. Shatov

» Off Pale Yellow
Jue Mayo 26, 2016 6:03 pm por Erik G. Simmons

» Requiem [Priv]
Dom Mar 27, 2016 11:35 pm por Kaira M. Stohl

» In my life I love you more {0/5}
Sáb Mar 05, 2016 9:52 pm por Lucy O'Brien

» the geeks club. [Trama 7/ ∞]
Sáb Mar 05, 2016 9:36 am por Lucy O'Brien

» Registro de Ocupación
Sáb Mar 05, 2016 5:50 am por Lucy O'Brien

» Un helado para ellos y dos para mí, por favor [los Jones]
Miér Mar 02, 2016 5:10 am por Audrey Jones

» Yo te doy lasaña y tú me das un nombre ¿trato? [Libre]
Sáb Feb 20, 2016 12:04 pm por Rebecca Powell


Aquí estás {monorol}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aquí estás {monorol}

Mensaje por Lev Severnaya el Dom Dic 27, 2015 6:42 pm

Aquí estás
Carpintería | En soledad | De madrugada


Murmuraba para sí, mientras iba de lado a lado del taller. No era posible que se hubiera perdido, no, no hoy. Jugeteaba con el martillo mientras buscaba por la mesa con la mirada, dejaba el martillo y se rascaba la cabeza, con gesto dubitativo. Dónde demonios se había metido? Tironeó de los pomos de todos los cajones, los habituales, los menos usados, los grandes y los pequeños. Hacía unas horas que los trabajadores habían vuelto a casa, pero él no. A él le gustaba estar allí, trabajando. Le hacía sentir pleno, útil, cómodo aún con ése dolor de espalda. Giró la cara hacia el techo, suspiró. No podía ser que justo hoy no la encontrara. Tras semanas trabajando, teniéndola delante... y ahora no encontraba ésa maldita ruedecita de juguete. Las había puesto radios de madera, que había barnizado con primor tras tallarlos, y las había probado en el primer prototipo. Estaban perfectas, tamaño, diseño, color. Y ahora ésa ruedecita díscola le estaba dando la tarde. Corrección. Al bajar la cabeza, y con ella la mirada, descubrió que se le había echado la noche encima, como de costumbre cuando estaba con algo nuevo entre manos.

Sonrió abiertamente, en la intimidad de su taller. Iba a mandar su preciada carga al día siguiente, pero si estaba incompleta, si faltaba un sólo cochecito, no podría mandarla. No sería perfecto, ni propio de él. Ningún niño quiere un juguete incompleto, pensó para sí. Suspirando, apagó las luces de su mesa y dejó sólo la del techo, mientras se acercaba a la percha a coger su chaqueta, su pañuelo y su gorra. Tendría que hacer otra ruedecita nueva, pero éso sería ya al día siguiente. El olor del serrín, el de la cola para madera, el de la laca, se mezclaban a su alrededor. Ya vestido miró al taller, con la mano derecha en el pomo de color latón. Aunque fuera en secreto, de allí salía tanta felicidad que merecía la pena que la oscuridad le cogiera cada día en él, trabajando. Apagó la luz con la mano izquierda, y la metió en el bolsillo de la chaqueta mientras giraba el pomo con la derecha. Y volvió a sonreír en la oscuridad, rozando la carcajada ahora.

Del bolsillo sacó la mano, la abrió. "Así que aquí estás..." Negando, y aún sonriente, volvió a encender la luz. Parecía que finalmente sí que podría mandar su carga anónima para los niños del orfanato.
avatar
Ciudadano
Mensajes :
18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.